Reseña de la primera sesión del Foro Debate: ¡Osadía de lo Nuevo!

foto

Por Emiliano Teran Mantovani

Fotos: Gerhard Dilger

El Foro-Debate “¡La osadía de lo nuevo!, que arrancó el lunes 6 de octubre 2014 en la sede de FLACSO, propuso en su primera sesión una discusión sobre alternativas económicas. Se subrayó la necesidad de resaltar y observar esas otras economías múltiples que existen a nivel local, las cuales constituyen un valioso insumo para orientar las posibilidades de transformación hacia otros mundos más democráticos y en armonía con la naturaleza.

web sesión1 miriam2 Miriam Lang dió la bienvenida al evento planteando que ningún camino es sin alternativas.  “Hay que salirse de la cancha marcada” y buscar nuevas formas de pensamiento, al tiempo que resaltó la importancia de mirar experiencias alternativas que ya existen, en sus diversas escalas. En ese sentido, señaló que es necesario descentrar el Estado como agente de transformación social, y ofreció un mapeo tanto del modelo hegemónico, como de las alternativas y resistencias al mismo.
Destaca la distinción que hizo Lang de este modelo hegemónico, afirmando que hay un modelo de “capitalismo neoliberal” –propio por ejemplo de Estados Unidos, Unión Europea– y uno de “capitalismo de Estado” –como China, Vietnam, o los Estados neodesarrollistas de América Latina –. Cerró su exposición analizando políticas y lógicas dominantes, junto con las alternativas, a diversas escalas, como la local, la nacional, la regional y la global.

 Seguidamente, Alejandro Pulido hizo una presentación centrada en un mapeo de alternativas a la minería en Colombia. En primera instancia, Pulido intentó mostrar las particularidades de la minería en este país y su estrecho vínculo con el conflicto político existente, las conexiones entre estos procesos extractivos y los diferentes controles territoriales que se desarrollan a través de estructuras mafiosas relacionadas con el narcotráfico y el paramilitarismo. Se refirió a cuatro minerías: la de sobrevivencia, la propia minería extractiva, la de especulación, y la que llamó la “minería gris”, amparada en los grupos armados.
En cuanto a las alternativas, Pulido evidenció que el extractivismo trajo al debate lo territorial, y generó importantes dinámicas de organización y formas de autogobierno, tanto en el ámbito local y campesino, como a escala nacional, por medio de discursos y reivindicaciones más amplias, iniciativas urbanas, de grupos sindicales, ambientalistas, intelectuales, etc.
web sesión1 alejandro víctor Posteriormente, Víctor Álvarez, trajo a la memoria los perjudiciales efectos de  cien años de explotación petrolera en Venezuela, y afirmó que en la Revolución Bolivariana hay nuevos discursos que reafirman viejos modelos. De esta manera, intentó mostrar que entre el capitalismo rentístico y lo que ha denominado el “neorrentismo socialista” hay diferencias pero al mismo tiempo continuidades, que son expresiones del mismo modelo extractivista.
En este sentido, señaló las formas que ha tomado la metáfora de “sembrar el petróleo” antes y en la actualidad en el país, y expuso las diversas patologías que conllevan estos modelos extractivistas en las sociedades donde se imponen. Seguidamente, explicó las características del “subsidio” a la gasolina en Venezuela –la más barata del mundo–, y sus efectos sociales, económicos, ambientales. Mostró finalmente algunas alternativas en términos de políticas públicas y de organización social de la producción como formas para salir de estos modelos tan perjudiciales.

Por su parte, Pablo Iturralde proponía como una pregunta central cuáles son los ejes de acumulación que generan presión hacia el extractivismo, y señaló que en Ecuador ha habido un cambio en la importancia de los sectores en los cuales se produce la acumulación. Mostró algunos de esos cambios en términos estadísticos, y planteó que había que buscar cuáles eran esas nuevas particularidades y en qué forma hay elementos que van más allá del neoliberalismo. Iturralde discutió a partir de varias de estas cifras, con la premisa que indica que para salir del extractivismo hay que profundizar las propias políticas extractivistas, poniéndola en entredicho.
Elizabeth Peredo y Alberto Acosta cerraron las exposiciones con algunos comentarios. orientados al cuestionamiento de algunas premisas a partir de las cuales evaluamos y juzgamos los procesos políticos en la región, el carácter histórico y las diversas formas que toma el extractivismo como modelo de acumulación de capital. Apelaron a la imperiosa necesidad de pensar las alternativas desde otras cosmovisiones que verdaderamente trasciendan las trampas epistemológicas que el propio patrón civilizatorio ha puesto como barreras para la emancipación.

web sesión1 ale pablo

Vía: http://rosalux.org.ec/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s